Ankylosaurus

A nuestro conocimiento imágenes son disponibles por CC.

Aprenda más sobre el Ankylosaurus

Hechos Rápidos
NombreAnkylosaurus
Dieta
Peso8000 kilos
Longitud7 metros
Altura1.7 metros
Periodo
Ankylosaurus
Humano

El Ankylosaurus vivió hace 66,8 a 65,5 millones de años al final del período cretáceo. Fueron considerados una criatura formidable. Eran enormes, equivalentes a 3, o 4 coches grandes, pesaban 4,8 y 8 toneladas! Crecieron hasta unos 6 y 8 metros de longitud. 

El Ankylosaurus fue construido como un tanque y no era una comida fácil ni siquiera para depredadores como el Tiranosaurio, el Tarbosaurio y el Deinonychus.

Pertenecen a un grupo de dinosaurios acorazados. Su cuerpo estaba cubierto de placas óseas llamadas escudos y tenía cuatro cuernos en su cabeza y un enorme garrote en el extremo de su cola. El Ankylosaurus era corto, completo y poderoso. Tenían una enorme protuberancia en forma de garrote en el extremo de su cola, que era capaz de aplastar los huesos de sus oponentes. Los científicos creían que el Ankylosaurus usaba sus colas como territorio, hembras y como arma contra los depredadores.

Durante el período cretáceo tardío, las plantas con flores habían evolucionado, y el oportuno Ankylosaurus era un dinosaurio comedor de plantas. Les encantaba pastar en la vegetación que crecía en el suelo con su amplio pico y su gran lengua para mover el alimento alrededor – los dientes en forma de hoja del Ankylosaurus diseñados para arrancar las hojas de las plantas.

El nombre de Ankylosaurus significa «lagarto fusionado», y fue llamado así debido a los huesos fusionados en el cráneo para mayor fuerza.

¿Qué tan rápido puede correr un Ankylosaurus?

Aunque el Ankylosaurus era un dinosaurio enorme, se creía que todavía podía correr a unos 8 kilómetros por hora. Pero al huir de los depredadores, moverse a 10 km por hora no era lo suficientemente rápido para superar a los grandes carnívoros como el Tiranosaurio Rex.

¿Cuántos Ankylosaurus se han encontrado?

Desafortunadamente, no se ha desenterrado ningún esqueleto completo de Ankylosaurus hasta la fecha. Y aparte de los huesos aislados, la armadura y los dientes, Charles M. Sternberg encontró el cráneo más grande de Ankylosaurus conocido en 1974.

No hay una razón exacta de por qué los Ankylosaurus son tan raros.

¿Pone huevos el Ankylosaurus?

¡Absolutamente! Estos dinosaurios hacen nidos durante la temporada de cría y ponen huevos en grandes ramas que construyen. Sus huevos son grandes y verdes, con manchas verdes más oscuras en la cáscara, pero debido a que los Nykoraptores todavía a veces los asaltan, los Ankylosaurus cuidan sus huevos hasta que eclosionan.

¿Qué tan fuerte es un anquilosaurio?

Ser un dinosaurio corto y de cuerpo ancho y blindado no significa que no sean fuertes. El Ankylosaurus era el rey de la estabilidad; no era fácil para ningún depredador derribarlo debido a su posición en cuclillas. El enorme garrote al final de su cola era bastante fuerte para que pudiera aplastar a cualquier animal que intentara dañarlo. Los músculos de sus patas también estarían muy dispuestos a huir rápidamente de los atacantes. 

El Anquilosaurio tiene una buena oportunidad en términos de fuerza.

¿Qué tan gruesa es la piel del anquilosaurio?

La piel del Ankylosaurus tiene un espesor de 0,5 a 1,0 cm.

¿Qué tan grande es el Ankylosaurus

El Ankylosaurus era enorme, equivalente a 3, o 4 coches grandes, aproximadamente de 4,8 y 8 toneladas de peso. Pueden crecer hasta unos 6 y 8 metros de longitud. 

¿Cuántos picos tiene un Ankylosaurus?

Hay dos filas de púas a lo largo del cuerpo del Ankylosaurus. 

¿Dónde vivían?

¿Cuando vivían?

¿Cuál era su dieta?

¿Quién los descubrió?

¿Qué tipo de dinosaurios son?

¿Qué tipo de especies son?

  • Arbour, V. M.; Burns, M. E.; Sissons, R. L. (2009). «A redescription of the ankylosaurid dinosaur Dyoplosaurus acutosquameus Parks, 1924 (Ornithischia: Ankylosauria) and a revision of the genus». Journal of Vertebrate Paleontology 29 (4): 1117-1135. doi:10.1671/039.029.0405. 
  • Carpenter, K. 2004. Redescription of Ankylosaurus magniventris Brown 1908 (Ankylosauridae) from the Upper Cretaceous of the Western Interior of North America. Canadian Journal of Earth Sciences 41: 961–986.
  • Paul, G.S. (2010). The Princeton Field Guide to Dinosaurs. Princeton University Press. p. 234. ISBN 978-0-691-13720-9. 
  • Vickaryous, M.K., Maryanska, T., & Weishampel, D.B. 2004. Ankylosauria. In: Weishampel, D.B., Dodson, P., & Osmólska, H. (Eds.). The Dinosauria (2nd edition). Berkeley: University of California Press. Pp. 363-392.
  • Fastovsky, D. E.; Weishampel, D. B. (2005). «Ankylosauria: mass and gas». The Evolution and Extinction of the Dinosaurs (2 edición). Cambridge: Cambridge University Press. p. 133. ISBN 978-0-521-81172-9. 
  • Coombs, Walter P. (diciembre de 1978). «Theoretical Aspects of Cursorial Adaptations in Dinosaurs». The Quarterly Review of Biology 53: 393-418.  La referencia utiliza el parámetro obsoleto |mes= (ayuda)
  • Carpenter, K. (2001). The Armored Dinosaurs. Indiana University Press. p. 255. ISBN 0253339642. 
  • Arbour, V. M.; Currie, P. J. (2015). «Systematics, phylogeny and palaeobiogeography of the ankylosaurid dinosaurs». Journal of Systematic Palaeontology 14 (5): 1-60. doi:10.1080/14772019.2015.1059985. 
  • Coombs, W. (1990). «Teeth and taxonomy in ankylosaurs». En Carpenter, K. Currie, P. J., ed. Dinosaur systematics: Approaches and perspectives. Cambridge University Press. pp. 269-79. ISBN 978-0-521-43810-0. 
  • Carpenter, K. (1982). «Baby dinosaurs from the Late Cretaceous Lance and Hell Creek formations and a description of a new species of theropod». Rocky Mountain Geology 20 (2): 123-134. 
  • Arbour, Victoria M.; Currie, Philip J. (2015). «Ankylosaurid dinosaur tail clubs evolved through stepwise acquisition of key features». Journal of Anatomy 227 (4): 514-23. PMID 26332595. doi:10.1111/joa.12363. 
  • Arbour, V. M. (2009) «Estimating Impact Forces of Tail Club Strikes by Ankylosaurid Dinosaurs» PLoS ONE 4(8): e6738. [1] doi 10.1371/journal.pone.0006738
  • Thulborn, T. 1993. Mimicry in ankylosaurid dinosaurs. Record of the South Australian Museum 27: 151–158.
  • Brown, B. 1908. The Ankylosauridae, a new family of armored dinosaurs from the Upper Cretaceous. Bulletin of the American Museum of Natural History 24: 187–201.
  • Creisler, B. (7 de julio de 2003). «Dinosauria Translation and Pronunciation Guide A». Archivado desde el original el 18 de agosto de 2010. Consultado el 3 de septiembre de 2010. 
  • Liddell, H. G.; Scott, R. (1980) [1871]. A Greek-English Lexicon (abridged edición). Oxford University Press. p. 5. ISBN 0-19-910207-4. 
  • Glut, D. F. (1997). «Ankylosaurus». Dinosaurs, the encyclopedia. McFarland & Company, Inc. Publishers. pp. 141–143. ISBN 978-0-375-82419-7. 
  • Coombs, W. (1978). «The families of the ornithischian dinosaur order Ankylosauria». Journal of Paleontology 21 (1): 143-170. Archivado desde el original el 8 de julio de 2015. Consultado el 14 de octubre de 2017. 
  • Williston, S. W. (1908). «Review: The Ankylosauridae». The American Naturalist 42 (501): 629-30. JSTOR 2455817. doi:10.1086/278987. 
  • Carpenter, K. 2001. Phylogenetic analysis of the Ankylosauria. In: Carpenter, K. (Ed.). The Armored Dinosaurs. Bloomington: Indiana University Press. Pp. 454–483.
  • Osborn, H. F. (1905). «Tyrannosaurus and other Cretaceous carnivorous dinosaurs». Bulletin of the AMNH (American Museum of Natural History) 21 (14): 259-265. hdl2246/1464. 
  • Hill, R.V., Witmer, L.M., & Norell, M.A. 2003. A new specimen of Pinacosaurus grangeri (Dinosauria: Ornithischia) from the Late Cretaceous of Mongolia: ontogeny and phylogeny of ankylosaurs. American Museum Novitates 3395: 1-29.
  • Osborn, H. F. (1923). «Two Lower Cretaceous dinosaurs of Mongolia». American Museum Novitates 95: 1-10. hdl2246/3267. 
  • Thompson, R. S.; Parish, J. C.; Maidment, S. C. R.; Barrett, P. M. (2012). «Phylogeny of the ankylosaurian dinosaurs (Ornithischia: Thyreophora)». Journal of Systematic Palaeontology 10 (2): 301-312. doi:10.1080/14772019.2011.569091. 
  • Arbour, V.M.; Currie, P.J.; Badamgarav, D. (2014). «The ankylosaurid dinosaurs of the Upper Cretaceous Baruungoyot and Nemegt formations of Mongolia». Zoological Journal of the Linnean Society 172 (3): 631-652. doi:10.1111/zoj.12185. 
  • Arbour V.M. and Currie P.J., 2013, «Euoplocephalus tutus and the Diversity of Ankylosaurid Dinosaurs in the Late Cretaceous of Alberta, Canada, and Montana, USA», PLoS ONE 8(5): e62421. doi:10.1371/journal.pone.0062421
  • Thompson, R. S.; Parish, J. C.; Maidment, S. C. R.; Barrett, P. M. (2012). «Phylogeny of the ankylosaurian dinosaurs (Ornithischia: Thyreophora)». Journal of Systematic Palaeontology 10 (2): 301. doi:10.1080/14772019.2011.569091
  • Carpenter, K. (1982). «Skeletal and dermal armor reconstruction of Euoplocephalus tutus (Ornithischia: Ankylosauridae) from the Late Cretaceous Oldman Formation of Alberta». Canadian Journal of Earth Sciences 19 (4): 689-97. Bibcode:1982CaJES..19..689C. doi:10.1139/e82-058. 
  • Hill, R. V.; D’Emic, M. D.; Bever, G. S.; Norell, M. A. (2015). «A complex hyobranchial apparatus in a Cretaceous dinosaur and the antiquity of avian paraglossalia». Zoological Journal of the Linnean Society 175 (4): n/a. doi:10.1111/zoj.12293. 
  • Haas, G. (1969). «On the jaw musculature of ankylosaurs». American Museum Novitates 2399: 1-11. hdl2246/2609. 
  • Rybczynski, N.; Vickaryous, M. K. (2001). «Chapter 14: Evidence of Complex Jaw Movement in the Late Cretaceous Ankylosaurid, Euoplocephalus tutus (Dinosauria: Thyreophora)». En K. Carpenter, ed. The Armored Dinosaurs. Indiana University Press. pp. 299-317. ISBN 978-0-253-33964-5. 
  • Ősi, A.; Prondvai, E.; Mallon, J.; Bodor, E. R. (2016). «Diversity and convergences in the evolution of feeding adaptations in ankylosaurs (Dinosauria: Ornithischia)». Historical Biology: 1-32. doi:10.1080/08912963.2016.1208194. 
  • Miyashita, T., Arbour V. M.; Witmer L. M.; Currie, P. J. (2011). «The internal cranial morphology of an armoured dinosaur Euoplocephalus corroborated by X-ray computed tomographic reconstruction». Journal of Anatomy 219 (6): 661-75. PMC 3237876. PMID 21954840. doi:10.1111/j.1469-7580.2011.01427.x. Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2015. 
  • Coombs, W. (1978). «Forelimb muscles of the Ankylosauria (Reptilia, Ornithischia)». Journal of Paleontology 52 (3): 642-57. JSTOR 1303969. 
  • Coombs, W. (1979). «Osteology and myology of the hindlimb in the Ankylosauria (Reptillia, Ornithischia)». Journal of Paleontology 53 (3): 666-84. JSTOR 1304004. 
  • Burns, M; Tumanova, T; Currie, P (Jan 2015). «Postcrania of juvenile Pinacosaurus grangeri (Ornithischia: Ankylosauria) from the Upper Cretaceous Alagteeg Formation, Alag Teeg, Mongolia: implications for ontogenetic allometry in ankylosaurs». Journal of Paleontology 89 (1): 168-182. doi:10.1017/jpa.2014.14. 
  • Currie, P. J.; Badamgarav, D.; Koppelhus, E. B.; Sissons, R.; Vickaryous, M. K. (2011). «Hands, feet, and behaviour in Pinacosaurus (Dinosauria: Ankylosauridae)». Acta Palaeontologica Polonica 56 (3): 489-504. doi:10.4202/app.2010.0055. 
  • Scheyer, T. M.; Sander, P. M. (2004). «Histology of ankylosaur osteoderms: implications for systematics and function». Journal of Vertebrate Paleontology 24 (4): 874-93. JSTOR 4524782. doi:10.1671/0272-4634(2004)024[0874:hoaoif]2.0.co;2. 
  • Coombs W. (1972). «The Bony Eyelid of Euoplocephalus (Reptilia, Ornithischia)». Journal of Paleontology 46 (5): 637-50. JSTOR 1303019. .
  • Arbour, V. M. (2009). «Estimating impact forces of tail club strikes by ankylosaurid dinosaurs». PLoS ONE 4 (8): e6738. Bibcode:2009PLoSO…4.6738A. PMC 2726940. PMID 19707581. doi:10.1371/journal.pone.0006738. 
  • Weishampel, David B.; Barrett, Paul M.; Coria, Rodolfo A.; Le Loeuff, Jean; Xu Xing; Zhao Xijin; Sahni, Ashok; Gomani, Elizabeth, M.P.; and Noto, Christopher R. (2004). «Dinosaur Distribution». The Dinosauria (2nd). 517–606.
  • Lofgren, D.F. 1997. Hell Creek Formation. In: Currie, P.J. & Padian, K. (Eds.). The Encyclopedia of Dinosaurs. San Diego: Academic Press. Pp. 302-303.
  • Breithaupt, B.H. 1997. Lance Formation. In: Currie, P.J. & Padian, K. (Eds.). The Encyclopedia of Dinosaurs. San Diego: Academic Press. Pp. 394-395.
  • Eberth, D.A. 1997. Edmonton Group. In: Currie, P.J. & Padian, K. (Eds.). The Encyclopedia of Dinosaurs. San Diego: Academic Press. Pp. 199-204.
  • Johnson, K.R. 1997. Hell Creek Flora. In: Currie, P.J. & Padian, K. (Eds.). The Encyclopedia of Dinosaurs. San Diego: Academic Press. Pp. 300-302.
  • Phillip Bigelow. «Cretaceous «Hell Creek Faunal Facies; Late Maastrichtian». Archivado desde el original el 24 de enero de 2007. Consultado el 26 de enero de 2007. 
  • Lees, J. D.; Cerasini, M. (1998). The Official Godzilla Compendium. Random House. ISBN 0-679-88822-5.
geological time 3

Hechos Divertidos

  • El nombre Ankylosaurus significa: «Lagarto fusionado».
  • El Ankylosaurus pertenecía a un grupo diverso de Dinos fuertemente armados y cubiertos de gruesos y protectores pomos.
  •  
  • El Ankylosaurus fue llamado un tanque viviente debido a sus características protectoras y defensivas.
  • Sus ojos tenían pequeñas placas que protegían sus párpados.
  • La cola del Ankylosaurus, también conocida como el «enorme garrote», puede romper los huesos de un depredador cuando se usa con toda su fuerza.

Más para Explorar!

es_ESSpanish

Pin It on Pinterest

Share This