Parasaurolophus

A nuestro conocimiento imágenes son disponibles por CC.

Aprenda más sobre el Parasaurolophus

Hechos Rápidos
NombreParasaurolophus
Dieta
Peso3600 kilos
Longitud11 metros
Altura4.9 metros
Periodo
Parasaurolophus
Humano

El Parasaurolophus fue descubierto por primera vez en 1922 en Alberta, Canadá. Vivió hace unos 76,5 a 74,5 millones de años durante el período del Cretáceo tardío. Pertenecía a un grupo de dinosaurios de pico de pato y herbívoros o conocido como Hadrosaurio. Parasaurolophus era un herbívoro; esto significa que comía ginkgos, agujas de pino y hojas. Además, tenía cientos de dientes que se apilaban en múltiples filas para moler cada vegetal. Parasaurolophus ha sido un animal de rebaño, como lo son los búfalos.

La palabra «Parasaurolophus» significa «lagarto casi cresta». Se refiere a su prodigiosa cresta ósea que existe en la parte superior de su cabeza. La cresta varía según el género. Normalmente, los machos adultos tienen crestas más largas que llegan a los 6 metros. Contenía una red de tubos que funcionaban como una trompeta para hacer sonidos fuertes para comunicarse con otros miembros de la manada. Tenía un hocico estrecho comparado con diferentes hocicos de hadrosaurio. Este dinosaurio también tenía una muesca en su espalda justo donde la cresta tocaba la espalda cuando su cabeza se inclinaba hacia atrás. La cola del Parasaurolophus era delgada pero inusualmente alta.

El Parasaurolophus caminaba en dos o cuatro patas, lo que significa que podía cambiar entre bípedo y cuadrúpedo. Por ejemplo, usaba las patas traseras para correr y huir de los depredadores.

Durante su época, el Parasaurolophus tenía una inteligencia promedio entre otros dinosaurios; por ejemplo, no era tan inteligente como los Carnosaurios, pero tampoco tan tonto como los Estegosaurios. 

El Parasaurolophus llegó a medir entre 9,5 y 10 m de largo y pesaba alrededor de 2.500 kg.

¿Qué tan rápido es un Parasaurolophus?

El Parasaurolophus era un Hadrosaurio que vivía en manadas. Podía cambiar entre bípedo y cuadrúpedo, lo que significa que podían caminar en dos o cuatro patas. Usaban sus patas traseras para correr aproximadamente a una velocidad de alrededor de 30 mph para huir de los depredadores.

¿Qué comió el Parasaurolophus?

El Parasaurolophus era un herbívoro; esto significa que comía ginkgos, agujas de pino y hojas.

¿Cómo sonaba un Parasaurolophus?

El Parasaurolophus de pico de pato tenía una cresta ósea prodigiosa que existe en la parte superior de su cabeza, este tipo de dinosaurio tenía pasajes nasales conectados a una cresta hueca que se extendía sobre la parte posterior de su cabeza. Aparentemente, este dinosaurio habría sido capaz de producir un sonido estruendoso que puede cambiar de tono.

¿Cómo se protegió el Parasaurolophus?

Los dinosaurios tenían diferentes maneras de defenderse de los depredadores como el Parasaurolophus no tenía una armadura defensiva, ni una larga cola azotada, ni garras. Aún así, tenían una inteligencia promedio entre otros dinosaurios que les ayudaba a alejarse de los enemigos. Además, tenía una buena vista y un excelente oído que funcionaba como una alarma de los depredadores que se acercaban.

¿Cuándo se extinguió el Parasaurolophus?

El evento de extinción del Cretácico-Terciario, o el evento K-T, es el nombre que se le dio a la muerte de los dinosaurios, incluido el Parasaurolophus, junto con todos los demás dinosaurios no aviares, hace aproximadamente 65 millones de años.

¿Es Parasaurolophus un hadrosaurio?

¡Definitivamente! Parasaurolophus fue un dinosaurio de pico de pato o clasificado como un hadrosaurio conocido por su gama de extraños adornos en la cabeza.

¿De qué color es un Parasaurolophus?

Los científicos usaron un modelo de Bullyland para demostrar el color del Parasaurolophus. Creían que su cresta variaba entre hombres y mujeres. Esto explica que los machos pueden haber tenido las crestas más prominentes que indican el dominio social y el estatus dentro de la manada. La cresta habría sido de un color brillante como una naranja que los destacaba del resto del animal.

El Parasaurolophus fue representado con un pelaje moteado, usando evidencia de Alberta que cree que este animal puede haber favorecido los ambientes boscosos. Las manchas, así como las rayas, habrían hecho un buen camuflaje que evita que un depredador seleccione un individuo para atacar.

¿Qué dinosaurio tiene la cabeza puntiaguda?

Un gran ejemplo de un dinosaurio que tenía una cabeza puntiaguda es el Parasaurolophus. Proviene de una familia de dinosaurios conocida como Hadrosauridae, era conocido por su larga y curva cresta craneal, que se extendía hacia atrás y apuntaba hacia los hombros.

¿Cómo se dice Parasaurolophus?

«Parasaurolophus» se pronuncia «para-SAWR-ollo-fuss».

¿Dónde vivían?

¿Cuando vivían?

¿Cuál era su dieta?

¿Quién los descubrió?

¿Qué tipo de dinosaurios son?

¿Qué tipo de especies son?

  • Liddell, Henry George and Scott, Robert (1980). A Greek-English Lexicon (Abridged Edition). United Kingdom: Oxford University Press. ISBN 0-19-910207-4. 
  • Weishampel, David B.; Jensen, James A. (1979). «Parasaurolophus (Reptilia: Hadrosauridae) from Utah». Journal of Paleontology 53 (6): 1422-1427. 
  • Parks, William A. (1922). «Parasaurolophus walkeri, a new genus and species of crested trachodont dinosaur». University of Toronto Studies, Geology Series 13: 1-32. 
  • Lull, Richard Swann; Wright, N. E. (1942). Hadrosaurian Dinosaurs of North America. Geological Society of America Special Paper 40. Geological Society of America. p. 209-213. 
  • Glut, Donald F. (1997). «Parasaurolophus». Dinosaurs: The Encyclopedia. Jefferson, North Carolina: McFarland & Co. pp. 678-684. ISBN 0-89950-917-7. 
  • Brett-Surman, Michael K.; Wagner, Jonathan R. (2006). «Appendicular anatomy in Campanian and Maastrichtian North American hadrosaurids». En Carpenter, Kenneth (ed.), ed. Horns and Beaks: Ceratopsian and Ornithopod Dinosaurs. Bloomington and Indianapolis: Indiana University Press. pp. 135-169. ISBN 0-253-34817-X. 
  • Horner, John R.; Weishampel, David B.; Forster, Catherine A (2004). «Hadrosauridae». En Weishampel, David B.; Osmólska, Halszka; and Dodson, Peter (eds.), ed. The Dinosauria (2nd edición). Berkeley: University of California Press. pp. 438-463. ISBN 0-520-24209-2. 
  • Norman, David B. (1985). «Hadrosaurids II». The Illustrated Encyclopedia of Dinosaurs: An Original and Compelling Insight into Life in the Dinosaur Kingdom. New York: Crescent Books. pp. 122-127. ISBN 0-517-468905. 
  • Sullivan, Robert M.; Williamson, Thomas E. (1996). «A new skull of Parasaurolophus (long-crested form) from New Mexico: external and internal (CT scans) features and their functional implications». Journal of Vertebrate Paleontology 16 (3, Suppl.): 68A. 
  • Evans, David C. (2006). «Nasal cavity homologies and cranial crest function in lambeosaurine dinosaurs». Paleobiology 32 (1): 109-125. Consultado el 28 de julio de 2007. 
  • Sullivan, Robert M.; Williamson, Thomas E. (1999). A new skull of Parasaurolophus (Dinosauria: Hadrosauridae) from the Kirtland Formation of New Mexico and a revision of the genus. New Mexico Museum of Natural History and Science Bulletin, 15. Albuquerque, New Mexico: New Mexico Museum of Natural History and Science. pp. 1-52. 
  • Ostrom, John H. (1961). «A new species of hadrosaurian dinosaur from the Cretaceous of New Mexico». Journal of Paleontology 35 (3): 575-577. 
  • Ryan, Michael J.; Evans, David C. (2005). «Ornithischian Dinosaurs». En Currie, Phillip J., and Koppelhus, Eva (eds.), ed. Dinosaur Provincial Park: A Spectacular Ancient Ecosystem Revealed. Bloomington: Indiana University Press. pp. 312–348. ISBN 0-253-34595-2. 
  • Evans, David C.; Reisz, Robert R.; Dupuis, Kevin (2007). «A juvenile Parasaurolophus braincase from Dinosaur Provincial Park, Alberta, with comments on crest ontogeny in the genus». Journal of Vertebrate Paleontology 27 (3): 642-650. doi:10.1671/0272-4634(2007)27[642:AJPOHB]2.0.CO;2. 
  • Currie, Phillip J; and Russell, Dale A. «Geographic and stratigraphic distribution of dinosaur remains» in Dinosaur Provincial Park, p. 553.
  • Weishampel, David B. (1990). «Dinosaur Distribution», in The Dinosauria (1st), pp. 63–139.
  • Weishampel, David B.; Barrett, Paul M.; Coria, Rodolfo A.; Le Loeuff, Jean; Xu Xing; Zhao Xijin; Sahni, Ashok; Gomani, Elizabeth, M.P.; and Noto, Christopher R. (2004). «Dinosaur Distribution», in The Dinosauria (2nd), pp. 517–606.
  • Wiman, Carl (1931). «Parasaurolophus tubicen, n. sp. aus der Kreide in New Mexico». Nova Acta Regia Societas Scientarum Upsaliensis, series 4 (en alemán) 7 (5): 1-11. 
  • Simpson, D.P. (1979). Cassell’s Latin Dictionary (5 edición). London: Cassell Ltd. p. 883. ISBN 0-304-52257-0. 
  • Williamson, Thomas E. (2000). «Review of Hadrosauridae (Dinosauria, Ornithischia) from the San Juan Basin, New Mexico». En Lucas, S.G.; and Heckert, A.B. (eds.), ed. Dinosaurs of New Mexico. New Mexico Museum of Natural History and Science Bulletin, 17. Albuquerque, New Mexico: New Mexico Museum of Natural History and Science. pp. 191-213. 
  • Evans, David C.; Reisz, Robert R. (2007). «Anatomy and relationships of Lambeosaurus magnicristatus, a crested hadrosaurid dinosaur (Ornithischia) from the Dinosaur Park Formation, Alberta». Journal of Vertebrate Paleontology 27 (2): 373-393. doi:10.1671/0272-4634(2007)27[373:AAROLM]2.0.CO;2. Archivado desde el original el 27 de septiembre de 2007. Consultado el 28 de julio de 2007. 
  • Gilmore, Charles W. (1924). «On the genus Stephanosaurus, with a description of the type specimen of Lambeosaurus lambei, Parks». Canada Department of Mines Geological Survey Bulletin (Geological Series) 38 (43): 29-48. 
  • Weishampel, David B.; Horner, Jack R. (1990). «Hadrosauridae». En Weishampel, David B.; Osmólska, Halszka; and Dodson, Peter (eds.), ed. The Dinosauria (1st edición). Berkeley: University of California Press. pp. 534-561. ISBN 0-520-06727-4. 
  • Godefroit, Pascal; Shuqin Zan; Liyong Jin (2000). «Charonosaurus jiayinensis n. g., n. sp., a lambeosaurine dinosaur from the Late Maastrichtian of northeastern China». Compte Rendus de l’Academie des Sciences, Paris, Sciences de la Terre et des planètes 330: 875-882. doi:10.1016/S1251-8050(00)00214-7. 
  • Eberth, David A. 2005. «The geology», in Dinosaur Provincial Park, pp. 54-82.
  • Braman, Dennis R., and Koppelhus, Eva B. 2005. «Campanian palynomorphs», in Dinosaur Provincial Park, pp. 101-130.
  • Russell, Dale A. (1989). An Odyssey in Time: Dinosaurs of North America. Minocqua, Wisconsin: NorthWord Press. pp. 160-164. ISBN 1-55971-038-1. 
  • Bakker, Robert T. (1986). The Dinosaur Heresies: New Theories Unlocking the Mystery of the Dinosaurs and their Extinction. New York: William Morrow. p. 194. ISBN 0-8217-2859-8. 
  • Norman, David B. (1985). «Hadrosaurids II». The Illustrated Encyclopedia of Dinosaurs: An Original and Compelling Insight into Life in the Dinosaur Kingdom. New York: Crescent Books. pp. 122-127. ISBN 0-517-468905. 
  • Romer, Alfred Sherwood (1933). Vertebrate Paleontology. University of Chicago Press. p. 491. OCLC 1186563. 
  • Wilfarth, Martin (1947). «Russeltragende Dinosaurier». Orion (Munich) (en alemán) 2: 525-532. 
  • Sternberg, Charles M. (1935). «Hooded hadrosaurs of the Belly River Series of the Upper Cretaceous». Canada Department of Mines Bulletin (Geological Series) 77 (52): 1-37. 
  • Colbert, Edwin H. (1945). The Dinosaur Book: The Ruling Reptiles and their Relatives. New York: American Museum of Natural History, Man and Nature Publications, 14. p. 156. OCLC 691246. 
  • Abel, Othenio (1924). «Die neuen Dinosaurierfunde in der Oberkreide Canadas». Jarbuch Naturwissenschaften (en alemán) 12 (36): 709-716. doi:10.1007/BF01504818. 
  • Osmólska, Halszka (1979). «Nasal salt glands in dinosaurs». Acta Palaeontologica Polonica 24: 205-215. 
  • Ostrom, John H. (1962). «The cranial crests of hadrosaurian dinosaurs». Postilla 62: 1-29. 
  • Gish, Duane T. (1992). Dinosaurs by Design. Green Forest: Master Books. p. 82. ISBN 0-89051-165-9. 
  • Evans, David C. (2006). «Nasal cavity homologies and cranial crest function in lambeosaurine dinosaurs». Paleobiology 32 (1): 109-125. Consultado el 28 de julio de 2007. 
  • Hopson, James A. (1975). «The evolution of cranial display structures in hadrosaurian dinosaurs». Paleobiology 1 (1): 21-43. 
  • Weishampel, David B. (1981). «Acoustic analyses of potential vocalization in lambeosaurine dinosaurs (Reptilia:Ornithischia)». Paleobiology 7 (2): 252-261. 
  • Weishampel, David B. (1981). «The nasal cavity of lambeosaurine hadrosaurids (Reptilia:Ornithischia): comparative anatomy and homologies». Journal of Paleontology 55 (5): 1046-1057. 
  • Sandia National Laboratories (5 de diciembre de 1997). «Scientists Use Digital Paleontology to Produce Voice of Parasaurolophus Dinosaur». Archivado desde el original el 17 de agosto de 2014. Consultado el 30 de junio de 2007. 
  • Diegert, Carl F.; Williamson, Thomas E. (1998). «A digital acoustic model of the lambeosaurine hadrosaur Parasaurolophus tubicen». Journal of Vertebrate Paleontology 18 (3, Suppl.): 38A. 
  • Sullivan, Robert M.; Williamson, Thomas E. (1996). «A new skull of Parasaurolophus (long-crested form) from New Mexico: external and internal (CT scans) features and their functional implications». Journal of Vertebrate Paleontology 16 (3, Suppl.): 68A. 
  • Wheeler, P.E. (1978). «Elaborate CNS cooling structure in large dinosaurs». Nature 275: 441-443. doi:10.1038/275441a0. 
  • Maryańska, Teresa; Osmólska, Halszka (1979). «Aspects of hadrosaurian cranial anatomy». Lethaia 12: 265-273. doi:10.1111/j.1502-3931.1979.tb01006.x. 
geological time 3

Hechos Divertidos

¡Hola, niños! Aquí hay algunos hechos divertidos y emocionantes sobre el Parasaurolophus

 

  • El significado de su nombre «Parasaurolophus» es «junto al lagarto crestado».
  • Eran herbívoros, y comían una gran variedad de vegetación.
  • Parasaurolophus tenía grandes crestas en la cabeza que se usaban para hacer trompetas o para comunicarse.
  • Tenía cientos de dientes que estaban apilados en múltiples filas.

Más para Explorar!

es_ESSpanish

Pin It on Pinterest

Share This